Wendy Aumedo

“Necesitamos que esta generación cree conciencia ambiental”

¡Hola! Soy Wendy Aumedo y vivo en San Antero, Colombia. Soy estudiante y tengo un proyecto llamado Ecomanglarte, en el que hacemos papel a partir de reciclaje, estiércol de burro y hojas de los manglares.

Mi historia

Casi toda la semana estoy en clases virtuales, pero los viernes, debido a la pandemia, me he convertido en una profesora de refuerzo. Reemplazo ese rol de docente que requieren los niños, niñas y adolescentes en mi territorio. Ellos y ellas necesitan ver el rol del profesor porque estudiar con los papás no es igual.

Los fines de semana me dedico a Ecomanglarte. Hacemos recolección de basura y de materia prima, además de darle talleres de conciencia ambiental a los más pequeños. Somos niños, niñas y adolescentes que buscamos un mejor ambiente, que buscamos devolverle un poco a la madre naturaleza de los que ella nos ha brindado.

“Somos la generación del cambio, la generación que nos arriesgamos, que no tenemos miedo, que estamos decididos a solucionar los problemas que hemos causado hasta ahora”.

Mi actualidad

Mi rutina, desde la pandemia, ha cambiado: mis clases eran presenciales, estudiaba en la ciudad y me venía al territorio los fines de semana. Nos reuníamos con nuestros niños y producíamos papel. Cuando inició la pandemia, pensamos en cómo sacar esto adelante sin recursos y decidimos irnos por las redes sociales, que han sido nuestras mejores amigas.

Empezamos con la iniciativa Nuestro Unicef, recibiendo capacitaciones en resolución de conflictos, liderazgo y derechos de la niñez. Con esto formamos a líderes sociales. Todo cambió porque se convirtió en virtual, pero no imposible. Nosotros seguimos con estas ideas innovadoras que tenemos como jóvenes dentro Ecomanglarte.

Mis acciones

El principal problema que afecta a mi entorno es la basura y la falta de educación. Ver tantos derechos vulnerados, la contaminación ambiental y ver lo maravilloso que es mi territorio me motivó a ser activista. La comunidad no es consciente de las maravillas con las que cuenta. El mar, los ríos e incluso las instituciones y los barrios se han visto afectados por la contaminación.

Con Ecomanglarte actuamos por cambiar esa realidad. Dentro de las instituciones hemos instalado depósitos de basura con puntos de reciclaje, hemos dado charlas de conciencia ambiental y damos cátedras dentro de los colegios, una capacitación que no se suele dar en las instituciones y que consideramos que debe existir sí o sí.

El propósito es llegar desde la conciencia a esta generación, necesitamos que creen una conciencia ambiental, porque sabemos qué hace mucha falta.